+34 981 580 747 info@esedegal.com

Auditoría Energética en Conservera: Un Caso Práctico

Hace unos meses, me encontraba sentado en mi oficina cuando recibí una llamada de un buen amigo, Juan, propietario de una conservera en el norte de España. Estaba preocupado por los elevados costes de energía que enfrentaba su empresa y no sabía por dónde empezar para abordar el problema. Yo, siendo un profesional de la eficiencia energética, vi una oportunidad perfecta para ayudarle y, de paso, compartir una experiencia que podría ser útil para otros en la misma situación. Así que le sugería realizar una auditoría energética en su conservera.

Primer Paso: Entender la Situación Actual

Lo primero que hicimos fue visitar la conservera de Juan. Recuerdo que al entrar en la planta, nos impactó el constante zumbido de las máquinas y el olor inconfundible a productos frescos. Es fundamental comenzar cualquier auditoría energética con una visita in situ para comprender el contexto y las operaciones diarias. La observación directa permite identificar rápidamente áreas potenciales de mejora.

Durante nuestra visita, hablamos con varios empleados para conocer sus rutinas y desafíos energéticos. Esto no solo nos proporcionó una visión interna, sino que también les hizo sentir parte del proceso, lo cual es crucial para implementar cambios efectivos.

Auditoría energética en Conservera: Análisis Inicial de Datos

De vuelta a la oficina, comencamos con un análisis detallado de los datos de consumo energético proporcionados por la conservera. Aquí, es importante tener en cuenta tanto los registros históricos de la monitorización instalada como las facturas de energía. Juan me había facilitado datos de los últimos tres años, lo que nos permitió identificar patrones y picos de consumo.

Uno de los desafíos que enfrentamos fue la inconsistencia en los registros. Algunos meses faltaban datos y en otros había cifras que no cuadraban. Sin embargo, con paciencia, muchas experiencia y algo de intuición, logramos reconstruir un panorama bastante preciso. Esto me recordó una vieja cita: «La paciencia es la madre de la ciencia», y vaya que tenía razón.

Identificación de Puntos Críticos

Al revisar los datos y compararlos con mis observaciones in situ, identificamos varios puntos críticos. Por ejemplo, notamos que las cámaras frigoríficas eran responsables de una gran parte del consumo energético. Esto es común en la industria conservera, donde la conservación de los productos es esencial.

Otro aspecto que nos llamó la atención fue el sistema de iluminación. Aún utilizaban bombillas incandescentes y de otras tecnologías obsoletas en varias áreas, lo cual es un desperdicio de energía innecesario. Además, el sistema de calefacción y ventilación no estaba optimizado, funcionando a plena capacidad incluso cuando no era necesario.

Propuestas de Mejora

Con toda esta información, elaboramos un plan detallado de acción para Juan. Una de las primeras recomendaciones fue la instalación de sistemas de iluminación LED, que no solo son más eficientes, sino que también tienen una vida útil más larga. Esto supondría un ahorro significativo a largo plazo. Y solo estábamos empezando.

Para las cámaras frigoríficas, sugerimos la implementación de sistemas de control más avanzados, que permitieran ajustar la temperatura de manera más precisa según las necesidades del momento. Esto incluía sensores y software de gestión energética.

En cuanto al sistema de calefacción y ventilación, propusimos la instalación de termostatos programables y sensores de ocupación, lo que permitiría un control más eficiente y reduciría el consumo innecesario.

También encontramos hasta 5 problemas en diferentes máquinas siguieno nuestras recomendaciones, el propio departamento de mantenimiento reparó con un coste muy reducido.

Implementación y Resultados

Juan aceptó nuestras recomendaciones y, con un poco de inversión inicial, comenzamos a implementar los cambios. Uno de los momentos más gratificantes fue ver la reacción de los empleados cuando notaron las mejoras en la iluminación y el confort térmico. Esto no solo mejoró la eficiencia energética, sino también el ambiente de trabajo.

A los pocos meses, los resultados fueron evidentes. Juan me llamó emocionado para contarme que habían reducido sus costes energéticos en un 25%. Además, la huella de carbono de la empresa también disminuyó, lo que era un gran paso hacia la sostenibilidad.

Comentarios Finales

En general, realizar una auditoría energética no es solo una cuestión de reducir costes, sino de mejorar la eficiencia y contribuir al bienestar del medio ambiente. Ayudar a Juan fue una experiencia muy enriquecedora, tanto a nivel profesional como personal. Me hizo recordar la importancia de estar siempre atentos a las oportunidades de mejora y de cómo pequeñas acciones pueden tener un gran impacto.

Gracias por leer mi experiencia. Recuerda, la eficiencia energética no es solo una necesidad, sino una responsabilidad que todos debemos asumir. ¡Hasta la próxima! 🌍

Utilizamos cookies propias y de terceros, para seguir navegando, por favor, acepta el uso de Cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar